11 de Abril: Santa Gemma Galgani


SANTA GEMMA GALGANI

Santa Gemma Galgani – Maria Gemma Umberta Galgani (12 de marzo de 1878 – 11 de abril de 1903) fue una mística italiana, venerada como santa en la Iglesia Católica Romana desde 1940. Ha sido llamada la «Hija de la Pasión» por su profunda imitación de la Pasión de Cristo. Es especialmente venerada en la Congregación de la Pasión (Pasionistas).


Día celebración: 11 de Abril.
Lugar de origen: Camigliano de Toscana, Italia.
Fecha de nacimiento: 12 de Marzo de 1878.
Fecha de su muerte: 11 de Abril de 1903.
Patronazgo: Estudiantes, farmacéuticos, paracaidistas pérdida de padres, aquellos que sufren lesiones en la espalda o dolor de espalda, aquellos que sufren dolores de cabeza / migrañas, aquellos que luchan con las tentaciones de impureza y aquellos que buscan la pureza del corazón.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración de Santa Gemma Galgani
– Oración para tener éxito en los exámenes
– Novena a Santa Gemma Galgani


Breve Biografía

La corta vida de esta santa, que nació en Camigliano de Toscana en 1878 y murió en Lucca a los veinticinco años, es poco pintoresca. Se trata de una existencia de ardiente piedad y candad y de continuas penas.

La fuente de sus sufrimientos fue la mala salud, la pobreza en que cayó su familia, el desprecio que mostraron a Santa Gemma aquellos o quienes molestaban sus prácticas de devoción, éxtasis y otros fenómenos y finalmente, lo que ella consideraba como ataques físicos del demonio. En cambio, tuvo el consuelo inmenso de vivir en constante comunión con Nuestro Señor, quien le hablaba como si estuviese corporalmente presente, así como encontrar a la bondadosa familia Giannini, que después de la muerte de su padre la trató como a una hija.

La mala salud de Santa Gemma era congénita, pues padecía de tuberculosis en la espina dorsal, por lo que se fue encorvando cada vez más. Los doctores no podían hacer nada, pero San Gabriel de la Dolorosa, a quien la joven profesaba gran devoción, se le apareció y la curó instantáneamente. Gemma quería entrar en el convento de las pasionistas; pero, a pesar del milagro, no pudo conseguir el certificado médico de perfecta salud, que las religiosas le exigían, prudentemente para recibirla en el noviciado.

Desde junio de 1899 hasta febrero de 1901, tuvo periódicamente los estigmas de la Pasión; más tarde aparecieron en todo su cuerpo las llagas de la flagelación del Señor. Durante un corto período estuvo poseída por el demonio; entonces llegó hasta a escupir al crucifijo y romper el rosario de su confesor. Pero en su estado normal disfrutaba de una gran paz interior. En sus éxtasis hablaba en voz baja y agradable con los espíritus celestiales, y los presentes tomaron nota de lo que decía en varias ocasiones.

Santa Gemma murió apaciblemente un Sábado Santo, el 11 de abril de 1903, después de una larga y penosa enfermedad.

El pueblo cristiano empezó a venerarla inmediatamente después de su muerte, gracias en parte a lo que escribieron sobre ella sus directores espirituales.

Su beatificación tuvo lugar en 1933 y su canonización en 1940.


Oración de Santa Gemma Galgani

Aquí me tenéis postrada a vuestros pies santísimos, mi querido Jesús, para manifestaros en cada instante mi reconocimiento y gratitud por tantos y tan continuos favores como me habéis otorgado y que todavía queréis concederme. Cuantas veces os he invocado, ¡oh Jesús! me habéis dejado siempre satisfecha; he recurrido a menudo a Vos, y siempre me habéis consolado. ¿Cómo podré expresaros mis sentimientos, amado Jesús? Os doy gracias…; pero otra gracia quiero de Vos, ¡oh Dios mío!, si es de vuestro agrado… (aquí se manifiesta la gracia que se desea conseguir). Si no fuerais todopoderoso no os haría esta súplica. ¡Oh Jesús!, tened piedad de mí. Hágase en todo vuestra santísima voluntad.

Rezar Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Oración para tener éxito en los exámenes

Esclarecida protectora de los examinandos, Santa Gemma Galgani. Tú que recibiste del cielo inteligencia tan clara y memoria tan feliz que ocupabas siempre los primeros puestos en las clases, alcanzabas las más altas calificaciones en los exámenes y obtenías premios extraordinarios en públicos certámenes; pero que inflamada de la más tierna caridad para con el prójimo, te angustiabas y sentías como propios los suspensos de tus compañeras de colegio; ya que contemplas desde el cielo mis pasados descuidos y negligencias en el cumplimiento de los deberes escolares, alcánzame del Señor el perdón que humildemente imploro, que sepa enderezar mis conocimientos a la mayor gloria de Dios y santificación de mi alma, y que, singularmente en esta circunstancia en que voy a examinarme, conserve rectitud de intenciones, serenidad de ánimo y equilibrio de nervios, para que, obteniendo las brillantes calificaciones por las que suspiro, ensalce tu protección y eficacísimo valimiento y bendiga al Señor por todos sus soberanos beneficios, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén.

Rezar un Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Novena a Santa Gemma Galgani

ORACIÓN PREPARATORIA PARA TODOS LOS DÍAS

Señor mío Jesucristo, que dijisteis: pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá. Caigo a vuestras plantas implorando la gracia que ardientemente anhela mi corazón. Pero reconociendo mi indignidad, pongo por intercesora en mi favor a vuestra fidelisíma sierva Santa Gemma, dedicando en su honor y para gloria vuestra esta novena. Así sea.

Rezar aquí la invocación de cada día.

DÍA PRIMERO
Celestial protectora mía Santa Gemma, cuya vida fue un ardiente deseo de perfección cristiana. Te suplico enciendas en mi alma vivo anhelo de santidad y me alcances la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA SEGUNDO
Perfectísimo dechado de desprendimiento, gloriosa Santa Gemma, que pasaste por el mundo sin aficionarte a ninguna de sus vanidades. Ya que te mueve a compasión mi vida absorbida por la materia, alcánzame del Señor la perfecta renuncia y negación de mí mismo, junto con la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA TERCERO
Seráfica Santa Gemma, que viviste inflamada en el amor de Jesucristo. Alcánzame una chispa del fuego que abrazó tu corazón, junto con la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA CUARTO
Ángel de caridad gloriosa Santa Gemma, que cruzaste por este mundo enseñando con tus obras e inmolación heroica por las almas el verdadero amor al prójimo. Ten compasión de mi egoísmo y alcánzame la verdadera Caridad, junto con la gracia especial que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA QUINTO
Violeta perfumada que en tu profundísima humildad quisiste llamarte siempre «la pobre Gemma». Compadécete de mi orgullo y alcánzame la verdadera humildad, junto con la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA SEXTO
Gloriosa esclava de la obediencia, que nada tanto apreciaste como negar tu voluntad para seguir las inspiraciones del cielo o los mandatos de tus superiores. Alcánzame vencer la rebeldía de mi perversa voluntad y la gracia particular que suplico en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA SÉPTIMO
Lirio inmaculado de pureza, que cruzaste por el lodazal de este mundo sin recibir en lo más mínimo las salpicaduras de la lujuria. Contémplame sin alientos para vencer mis apetitos y no me niegues el auxilio de tu protección, junto con la gracia especial que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA OCTAVO
Esclarecida abogada mía Santa Gemma, que cifraste tu dicha en inmolarte en aras del sacrificio y de la mortificación. Compadécete de la repugnancia que experimento en mortificarme y alcánzame del Señor tan necesaria virtud, junto con la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

DÍA NOVENO
Rauda paloma, que herida por el amor divino remontaste tu vuelo hacia las alturas, alejándote de los peligros que acechaban tu virtud. Pues contemplas los peligros que me rodean, defiéndeme con tu intercesión y alcánzame el triunfo en las tentaciones, a una con la gracia particular que imploro en esta novena.

Tres Padrenuestros, Avemarías y Glorias. Terminar con la oración final.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Oh Dios, que transformasteis a Santa Gemma virgen en vivo retrato de vuestro Hijo atormentado; concédednos por su intercesión que, asociándonos a la Pasión de Cristo, merezcamos asimismo ser participes de su gloria. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Santa Gemma Galgani | Fuentes
La vida de los Santos por Butler.