12 de Enero: Santa Margarita Bourgeoys, Fundadora


Santa Margarita Bourgeoys, Fundadora

Margarita Bourgeoys fue una monja francesa y fundadora de la Congregación de Notre Dame de Montreal en la colonia de Nueva Francia, ahora parte de Québec, Canadá. Declarada «venerable» por el Papa en 1878, fue canonizada en 1982 y declarada santa por la Iglesia Católica, la primera mujer santa de Canadá.


Día celebración: 12 de Enero.
Lugar de origen: Troyes, Francia.
Fecha de nacimiento: 17 de abril de 1620.
Fecha de su muerte: 12 de enero de 1700.
Patronazgo: Contra la pobreza; pérdida de padres; personas rechazadas por órdenes religiosas.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración a Santa Margarita Bourgeoys


Breve Biografía

Margarita era la sexta de los doce hijos de Abraham Bourgeoys, fabricante de cirios, y de su esposa, Guillermina Garnier. Había nacido en Troyes, la principal ciudad de Champaña, en 1620. A los veinte años, Margarita trató de entrar corno postulante, primero entre las carmelitas y después entre las clarisas, pero ambas Ordenes religiosas se negaron a aceptarla por razones que desconocemos.

Margarita era muy conocida en Troyes, ya que era la presidenta de la congregación de Nuestra Señora del convento de las Canonesas de San Agustín, fundadas por San Pedro Fourier y la beata Alix Le Clercq. El P. Gendret, al ver que los dos conventos rechazaban a Margarita, interpretó esto como una señal del cielo de que la beata estaba llamada a dirigir una congregación de religiosas sin clausura, que él proyectaba desde hacia tiempo.

Así pues, Margarita y otras dos compañeras comenzaron la fundación; pero el asunto fracasó, y Margarita retornó a su casa. En todas estas dificultades la sostuvo una visión del Niño Jesús que, según la propia expresión de la beata, “desvió para siempre sus miradas de todas las bellezas de este mundo”.

En 1652, la hermana de Margarita, que era canonesa de San Agustín, recibió la visita de Pablo de Maisonneuve, gobernador de la colonia francesa de Ville-Marie (Montreal). El gobernador buscaba una maestra de escuela para su pequeñita colonia, y Margarita, que desde hacia tiempo se interesaba por el Canada, reconoció en esto el llamamiento divino y se decidió a partir. Llegó a Quebec el 22 de septiembre de 1653, y un mes mas tarde, a Ville-Marie.

La colonia se reducía a un fuerte en el que habitaban unas dos mil personas, un pequeño hospital, y una capilla atendida ocasionalmente por algún misionero jesuita. Margarita hizo una especie de “noviciado no canónico”, durante cuatro años. Cuidaba de la casa del gobernador, se encargaba de los pocos niños de la colonia, ayudaba a Juana Mance en el hospital, así como a las mujeres de la guarnición.

Hizo restaurar Ja gran cruz de Montreal, que había sido destruida por los indios, y se las arreglé para construir una nueva capilla dedicada a Nuestra Señora, que casi estaba terminada a la Iegada de los cuatro “señores eclesidsticos” de San Sulpicio, en 1657. Al año siguiente inauguró la primera escuela de Montreal, en un antiguo establo y sin mas de una docena de alumnos, con la ayuda de Margarita Picart. A pesar de ello, Margarita hacia planes para el futuro: la ciudad crecía y sin duda iba a aumentar su trabajo; por otra parte, había que pensar también en los hijos de los indios.

;Dénde encontrar colaboradoras? Sólo existía una posibilidad: así pues, Margarita se embarcé con Juana Mance, rumbo a Francia. Doce meses después, estaba de vuelta con su antigua amiga, Catalina Crolo, y otras tres jóvenes. ‘Los años siguientes fueron agitados y duros a causa de la guerra contra los iroqueses. Sin embargo, la escuela siguió adelante, y Margarita añadió una nueva clase para los hijos de los indios, un curso de quehaceres domésticos para las jóvenes, y una congregación mariana. También Montreal iba creciendo.

Al terminar la guerra iroquesa, empezó a convertirse en una verdadera ciudad, De 1760 a 1762, Margarita fue de nuevo a Francia. El rey Luis XIV autorizó oficialmente la obra de la beata, y ésta volvió a Montreal con media docena de jóvenes. Entonces, según parece, empezó a pensar en fundar una nueva congregación religiosa, A su regreso a Montreal, la incipiente comunidad atravesó un periodo de pobreza y dificultades; pero Dios premié la confianza que Margarita ponía en El y, en 1676, el primer obispo de Quebec, Mons. de Laval, erigió canónicamente la primera casa de la Congregación de Nuestra Seftora.

Pero las dificultades no habían terminado. Mons. de Laval tenia ideas muy personales sobre el futuro de la congregación. Esto obligó a la beata a ir por tercera vez a Francia, sin obtener ningún resultado. Además, en 1683, el convento se incendié, y dos hermanas murieron quemadas, entre ellas una sobrina de Margarita. Mons. de Laval juzgó que era el momento propicio para fusionar la reducida comunidad con las ursulinas, que habían llegado a Quebec desde 1639.

Margarita manifestó humildemente al obispo que la clausura monástica arruinaría la obra, y éste no insistid. Pero el sucesor de Mons. de Laval, Mons. de Saint-Vallier, prelado irascible y obstinado, opuso gran resistencia a la beata, antes de decidirse a aceptar la idea de la primera comunidad de religiosas misioneras sin clausura que existió en la Iglesia. Finalmente, en 1698, las veinticuatro primeras hermanas pudieron hacer la profesión de votos simples. La madre Margarita había dejado de ser superiora desde hacia cinco años.

El primer pensionado de Montreal fue inaugurado en 1673, y la primera escuela para indios en 1676. En 1679, había ya dos jóvenes iroquesas en la congregación. Fuera de Ville-Marie, en la isla de Montreal (donde en 1689 los iroqueses asesinaron a todos los hombres, mujeres y niños que encontraron fuera del fuerte), se abrieron escuelas para las hijas de los franceses, y un poco mas tarde, en los alrededores de Trois-Riviéres. En 1685, Mons. de Saint-Vallier Ilamó a las religiosas a Quebec, con lo que el número de misiones llegó a siete.

La figura de Margarita de Bourgeoys, primera maestra de escuela de Montreal, se destaca en la historia de esa congregación que, habiendo comenzado oscuramente, debía llegar a contar con mas de doscientas casas.

Margarita, con su indomable carácter, había triunfado de todos los obstáculos: de los ataques de los salvajes, del fuego, de las dificultades inherentes a la colonización, de la amenaza de la pobreza y de cierta falta de comprensión por parte de sus superiores. Como tantas otras fundadoras de congregaciones religiosas, Margarita es sobre todo conocida por su obra, en cuya creación sufrió la doble prueba de ver puesta en duda su capacidad de realización y de sentirse terriblemente indigna a los ojos de Dios. Pero el valor no era la menor de sus virtudes, y su ardiente deseo de ayudara los niños y a todos sus prójimos la Ilevó siempre adelante. La beata decía: “Quiero a toda costa, no sólo amar a mis prójimos, sino hacerme amar de ellos”.

Oración a Santa Margarita Bourgeoys

Señor Dios todopoderoso, que de entre tus fieles elegiste a Santa Margarita Bourgeois para que iluminara a sus hermanos el camino hacia Ti, concédenos que su ejemplo nos ayude a seguir a Jesucristo, nuestro Maestro, para que logremos así algún día, junto con nuestros hermanos, entrar en la gloria de tu Reino eterno. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén.

Santa Margarita Bourgeoys | Fuentes
La vida de los Santos por Butler.