2 de Diciembre: Santa Bibiana, virgen y mártir


Santa Bibiana

Santa Bibiana (Viviana, Vivian o Vibiana) es una Virgen y Mártir romana. La primera mención de una autoridad histórica auténtica se encuentra en el «Liber Pontificalis», donde la biografía del Papa Simplicio (468-483) afirma que este Papa «consagró una basílica del santo mártir Bibiana, que contenía su cuerpo, cerca del ‘ palatium Licinianum ‘»(ed. Duchesne, I, 249). La Basílica de Santa Bibiana aún existe.


Día celebración: 2 de Diciembre.
Lugar de origen: Roma. Italia.
Fecha de nacimiento: Siglo IV.
Fecha de su muerte: Siglo IV.
Santa Patrona de:  Los epilépticos, resacas, dolores de cabeza, locura, enfermedad mental, enfermos mentales, laicas solteras, víctimas de tortura.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración a Santa Bibiana


Breve Biografía

La Iglesia romana de Santa Bibiana existía ya en el siglo V. El «Líber Pontificalis» afirma que fue dedicada por el Papa San Simplicio y que en ella se hallaban los restos de la santa. Sin embargo, no sabemos mucho acerca de la época y las circunstancias de su martirio.

Según dice la historia, Santa Bibiana fue martirizada en tiempos de Juliano el Apóstata. Había nacido en Roma. Era hija de Dafrosa y Flaviano, el prefecto de la ciudad. Sus padres eran muy buenos cristianos. Los perseguidores arrestaron a Flaviano, le quemaron el rostro con un hierro candente y le desterraron a Acquapendente, según se lee en el Martirologio Romano, el 22 de este mes.

Después de la muerte de Flaviano, Dafrosa, que se mostró tan fiel a Cristo como su marido, estuvo encarcelada algún tiempo en su propia casa y finalmente fue decapitada. Bibiana y su hermana Demetria fueron castigadas con la confiscación de todos sus bienes, de suerte que durante cinco meses sufrieron grandes pobrezas.

Las dos vírgenes pasaron ese tiempo en su casa, orando y ayunando. Durante el juicio, Demetria cayó muerta delante del juez. Este confió a Bibiana al cuidado de Rufina, mujer muy artera, para que poco a poco, la hiciese cambiar de parecer. Pero los halagos de Rufina se estrellaron contra la constancia de Bibiana. Viendo que no conseguía apartarla de la fe y de la práctica de la castidad, Rufina empezó a emplear métodos brutales que resultaron igualmente infructuosos.

Finalmente, la santa falleció atada a una columna, mientras la azotaban con látigos cargados de plomo. Los verdugos abandonaron el cuerpo para que se lo comieran los perros. Pero al cabo de dos días, como los perros no se acercasen al cadáver, un sacerdote llamado Juan se lo robó durante la noche y lo sepultó cerca del palacio de Licinio, en la misma casa en que estaban enterradas su madre y su hermana.

La tradición ha asociado el nombre de Juan con el de San Pimenio, quien fue tutor de Juliano el Apóstata antes de que éste abandonase la Iglesia. Cuando Juliano empezó a perseguir a los cristianos, Pimenio huyó a Persia.

Oración a Santa Bibiana

Dios todopoderoso y eterno,
que concediste a Santa Bibiana
la fe necesaria
para derramar su sangre por ti,
la caridad autentica
para dar amor y cristiana sepultura
a los más necesitados,
el valor y la resignación cristiana
para convivir y socorrer a los enfermos mentales,
y el sacrificio y la humildad precisa
para soportar violencia, humillaciones
vejaciones y los más duros tormentos,…
concédenos la ayuda precisa para solventar
los abusos y dificultades por las que pasamos
y que tanto nos humillan y nos oprimen,
y el valor y la fuerza necesaria
para enfrentarnos a ellos con valentía y determinación
en estos momentos adversos.

Socórrenos, te suplicamos,
concédenos el favor
de remediar nuestros problemas
muy especialmente:
(hacer la petición)
y haz que, ayudados por la intercesión
de vuestra amada sierva
santa Bibiana, virgen y mártir
soportemos por tu amor
nuestras dificultades
y con valentía caminemos hacia ti
que eres la fuente de toda vida,
y nuestra gran esperanza
para alcanzar como ella
la eterna Bienaventuranza.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Amén.

Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Repetir durante cinco días consecutivos.

Santa Bibiana | Fuentes
La vida de los Santos por Butler
Oración tomada de AciPrensa
Transmisión en vivo desde el Santuario de Nuestra Señora de Fátima En Directo
+