24 de Diciembre: San Gregorio de Espoleto


San Gregorio de Spoleto

San Gregorio de Espoleto (Spoleto) fue sacerdote y mártir de la ciudad de Spoleto, Italia. Después de un largo período de tortura, fue decapitado por orden de Diocleciano el 24 de diciembre de 304. Según la piadosa tradición, después de su muerte, sus restos serían alimentados a los animales salvajes que se guardaban para los juegos públicos.


Día celebración: 24 de Diciembre.
Fecha de nacimiento: Siglo III.
Fecha de su muerte: 24 de Diciembre de 304.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración a San Gregorio de Espoleto


Breve Biografía

San Gregorio de Espoleto, fue un sacerdote de la localidad italiana de Espoleto que fue martirizado. Se relata en sus actas que Flaco, el gobernador de Umbría , llegó a la ciudad de Espoleto con un a orden del emperador Maximiano par a imponer castigos a todos los cristianos.

Todos los habitantes fueron reunidos en el foro y Flaco preguntó si ya todos habían abandonad o el culto de los dioses. El magistrado principal repuso al gobernador que eran mu y pocos los que habían renegado de la antigua religión y que, si era necesario castigar a alguno, éste debía ser un hombre llamado Gregorio quien, además de propagar activamente la doctrina prohibida , había tenido la osadía de derribar estatuas de los dioses. Inmediatamente, fueron enviados los soldados par a traer al acusado ante el tribunal. Un a vez frente a sus jueces, Flaco lo interrogó :

– ¿Quién es tu Dios?

San Gregorio repuso sin titubeos:

– Aquél que hizo al hombre a su imagen y semejanza, el todopoderoso e inmortal que habría de redimir a todos los hombres de acuerdo con sus obras.

Flaco se encogió de hombros con impaciencia, pidió al reo que no hablase tanto y que hiciera en cambio lo que se le había pedido. A esto repuso Gregorio :

– No sé lo que quieres de mí, pero no he hecho sino lo que debo.

El gobernador le advirtió:

– Si quieres salvarte, ve al templo y ofrece sacrificios a Júpiter, a Minerva y a Esculapio. Entonces serás considerado como amigo nuestro y recibirás los favores de nuestros invencibles emperadores.

A todo esto San Gregorio repuso con la misma mansedumbre:

– No deseo vuestra amistad y no ofreceré sacrificios a los demonios, sino únicamente a mi Dios, Jesucristo.

El gobernador ordenó que , por haber proferido aquellas blasfemias, fuese golpeado en el rostro por los puños de los soldados y, después, se le hiciese morir a fuego lento. Sin embargo, cuando los verdugos estaban a punto de acostar a Gregorio en la parrilla, se produjo un terremoto que destruyó un barrio de Espoleto. Pero al otro día, después de nuevas torturas, fue decapitado.

Oración a San Gregorio de Espoleto

Gregorio de Espoleto, ruega por nosotros.

San Gregorio de Espoleto | Fuentes
La vida de los Santos por Butler.