31 de Octubre: San Quintín de Vermand, Mártir


san Quintín

El nombre Quintín viene del latín y significa «el que ha nacido en quinto lugar». La Iglesia fundada por Dios, conmemora a San Quintín, Mártir, quien voló al cielo a recibir el premio que Cristo ha prometido para quienes se declaran a favor de Él en la tierra.

El culto de San Quintin fue importante durante la Edad Media, especialmente en el norte de Francia, como lo demuestra el considerable número de topónimos derivados del santo. Su tumba llegó a ser importante lugar de peregrinaje.


Día celebración: 31 de octubre.
Lugar de origen: Roma. Antiguo Imperio Romano.
Fecha de su muerte: 287.
Santo Patrono de: Capellanes, cerrajeros, cargadores, sastres y cirujanos.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración a San Quintín


Breve Biografía

San Quintín era romano. Según la historia, partió a la Galia en compañía de San Luciano de Beauvais. Ambos predicaron juntos en ese país, y no se separaron sino hasta llegar a Amiens. San Quintín se quedó ahí, para hacer el intento de ganar a Cristo esa región con el trabajo y la oración. Su premio fue la corona del martirio.

El prefecto Ricciovaro, habiendo tenido noticias de los progresos del cristianismo en Amiens, mandó aprehender a San Quintín. Al día siguiente, el santo misionero compareció ante el prefecto, que trató en vano de doblegarlo con promesas y amenazas. Como no lo lograse, le mandó azotar y le encerró en un a mazmorra , a donde los cristianos no podían ir a visitarle. El relato del martirio de San Quintín está formado por una serie de torturas y milagros inventados.

Se cuenta que se le atormentó en el potro hasta descoyuntarle todos los huesos; después se le desgarró con garfios, se le virtió aceite hirviente en la espalda y se le aplicaron a los costados antorchas encendidas. Con la ayuda de un ángel, Quintín escapó de la prisión, pero los guardias le arrestaron nuevamente cuando predicaba en la plaza pública.

Al partir de Amiens, Ricciovaro mandó que San Quintín fuese conducido a Augusta Veromanduorum (actualmente Saint Quentin) y ahí trató de doblegarle otra vez. Finalmente, avergonzado al verse vencido por el santo, Ricciovaro mandó torturarle de nuevo y degollarle. En el momento de la ejecución, un a paloma salió del cuello cercenado y se perdió en el cielo. El cadáver fue arrojado al río Somme, pero los cristianos lo recuperaron y lo sepultaron cerca de la ciudad.

Oración a San Quintín

Señor Dios omnipotente, haz que la intercesión del bienaventurado San Quintín, tu santo mártir, cuyo nacimiento al cielo celebramos, nos fortifique en el amor a tu santo Nombre. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo. Amén.

San Quintín de Vermand | Fuentes
La vida de los Santos por Butler