El relicario de los tres Reyes Magos


Relicario con los restos de los Santos Reyes Magos (el mayor relicario del mundo), en la Catedral de Colonia, Alemania. Las reliquias fueron descubiertas por primera vez por Santa Elena en su famosa peregrinación a Palestina y Tierra Santa.

Tras la adoración y para evitar el tener que revelar el descubrimiento del pequeño mesías a Herodes; dice el evangelio de San Mateo, los tres reyes magos regresaron a su país tomando otro camino.

«Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino».

Las Sagradas Escrituras no cuentan sobre nuestros personajes nada más. Sin embargo, sabemos por tradición y gracias a algunos autores, que los tres santos reyes habrían muerto martirizados. Aunque existen algunas otras versiones de su muerte (mismas que no trataremos aquí), es la más extendida y aceptada, aquella que afirma que murieron -como ya hemos dicho -, martirizados por odio a la fe y luego de haber padecido persecución, aproximadamente en el año 70.

Uno de los autores que incide en este fin, es el cronista Pedro de Rojas, quien en su obra del siglo XVII «Historia de la imperial ciudad de Toledo» cuenta sobre el martirio de los tres reyes magos, quienes eran además -según cuenta el autor-, reconocidas figuras por el nivel de nivel de sabiduría que habían alcanzado. El autor Lucio Dextro en su obra «Crónicas» sostiene de igual manera que el martirio de los tres Reyes Magos sobrevino alrededor del año 70 de C. en la ciudad de «Sefania Adrumenta».

«Ellos, santos Reyes Magos, padecieron martirio el año setenta del Señor, por su Santa Fe, teniendo Gaspar ciento y treinta años de edad, Baltasar ciento y diez y Melchor noventa y cuatro. Bien Logrados años, y buen remate de sus santas vidas. Novedad grande, curiosa y de ninguno tocada en esos tiempos»

Hay sin embargo otros autores, cronistas y estudiosos como De Hildesheim, que creen que los Reyes Magos fallecieron de muerte natural. En sus palabras, dejaron este mundo «poco antes de la fiesta de natividad del Señor» y justo después de que una estrella apareciera en el cielo como presagio de su defunción. A su vez, señala que el primero en partir fue Melchor, en su «centésimo decimosexto año de vida», y que lo hizo en presencia de todo el pueblo y sin sentir dolor. «Los otros dos Reyes, con todos los nobles y el pueblo, depositaron su cuerpo en el túmulo».

Las reliquias de los tres Santos Reyes

Cuenta la historia  que los restos de los tres Santos Reyes habrían sido llevados a Constantinopla por santa Elena durante el siglo IV. Allí permanecieron en un gigantesco sarcófago de granito. El hecho de que los restos fuesen colocados en el interior de un mismo sarcófago, podría sugerir que eran familiares. Por entonces, Eustagio, religioso noble de origen helénico que había sido enviado a Milán por el emperador Constantino, fue elegido obispo, y al retornar a Constantinopla, éste le regaló los cuerpos de los Magos que fueron trasladados a Milán. Para ello adquirió dos robustos bueyes y un carro, hizo cargar sobre éste el sarcófago y emprendió la marcha.

En 1162 Milán es saqueada y destruida por el emperador alemán Federico Barbarroja. Su consejero Reinaldo de Dassel, obispo de Colonia, pide al emperador permiso para llevarse las ilustres reliquias, y los Reyes emprendieron un nuevo viaje hacia 1164, cruzando los Alpes siguiendo el curso del Rin hasta la ciudad alemana de Colonia.

En 1248 se construyó la Catedral de Colonia (600 años se tardó en terminar) dedicada a Melchor, Gaspar y Baltasar, donde se encuentra el llamado Relicario de los Tres Reyes Magos, un gran relicario triple, dorado y ricamente decorado situado encima y detrás del altar mayor de la Catedral. Partes del relicario fueron diseñadas por el famoso orfebre medieval, Nicolás de Verdún, que empezó el trabajo en el año 1180 o 1181. Tiene esculturas de oro elaboradas de los profetas y apóstoles, y de las escenas de la vida de Cristo. El relicario se completó hacia 1225.

Alrededor del año 1199, el emperador Otón IV entregó tres coronas áureas para los reyes magos como un donación a la iglesia de Colonia: «Otto rex coloniensis curiam celebrans tres coronas de auro capitibus trium magorum imposuit». A causa de la importancia del relicario y la catedral para el posterior desarrollo de la ciudad, el escudo de armas de Colonia muestra todavía las tres coronas que simbolizan a los Tres Reyes.

relicario de los tres Reyes Magos

Las coronas de los tres Reyes Magos adornan el escudo de la ciudad de Colonia. Wikimedia Commons.

 

El 20 de julio de 1864, el relicario se abrió, y fueron descubiertos restos de los Tres Reyes y monedas de Philipp von Heinsberg. El informe de un testigo ocular cuenta:

En un compartimiento especial del relicario que ahora se ve —junto con lo que queda de antiguas, viejas y podridas vendas, probablemente de biso, y con restos de resinas aromáticas y sustancias semejantes— numerosos huesos de tres personas, que bajo la guía de varios expertos presentes se podrían reunir en cuerpos casi completos: uno en su juventud temprana, el segundo en su virilidad temprana, el tercero más bien envejecido. Dos monedas, bracteates argentinos acuñados sólo por una cara, acompañaban lo anterior; uno, probablemente de los días de Philipp von Heinsberg, mostraba una iglesia, el otro mostraba una cruz, acompañado de la espada de mando a un lado, y del báculo obispal al otro

| Fuentes
Con información de:
https://abc.es
https://es.wikipedia.org/wiki/Reyes_Magos
https://de.wikipedia.org/wiki/Dreik%C3%B6nigenschrein