9 de Octubre: San Juan Leonardi, fundador de los Clérigos regulares de la Madre de Dios


San Juan Leonardi

San Juan Leonardi fue el menor de siete hijos de padres de clase media en Diecimo (ahora dentro de la comuna de Borgo a Mozzano) en la República de Lucca. Desde pequeño buscó la soledad y quiso dedicarse a la oración y la meditación. A los 17 años, comenzó su estudio de diez años para convertirse en asistente de farmacéutico certificado en Lucca. Posteriormente, estudió para el sacerdocio y fue ordenado sacerdote en 1572.

Es reconocido por haber reunido a un grupo de laicos a su alrededor para trabajar en hospitales y prisiones. En 1574 fundó un grupo encargado de profundizar la fe y la devoción cristianas; esta fundación ocurrió como parte del movimiento conocido como la Contrarreforma. San Juan Leonardi trabajó con este grupo para difundir la devoción a la Santísima Madre y la devoción a las Cuarenta Horas, así como difundir el mensaje de la importancia de la recepción frecuente de la Eucaristía.


Día celebración: 8 de octubre.
Lugar de origen: Diecimo, Toscana.
Fecha de nacimiento:  1541.
Fecha de su muerte: 1609.
Santo Patrono de: Farmacéuticos.


Contenido

– Breve Biografía
– Oración a San Juan Leonardi


Introducción

San Juan Leonardi trabajaba en una farmacia de Lucca a mediados del siglo XVI. Dotado de un natural muy religioso, el joven, miembro de la cofradía fundada por el Beato Juan Colombini, empezó a estudiar en privado con el objeto de recibir las órdenes sagradas. Una vez ordenado sacerdote, se consagró intensamente a su ministerio, particularmente en los hospitales y prisiones.

Poco a poco fueron reuniéndose con él algunos jóvenes, que le ayudaban en su trabajo. Tenían su centro de reunión en la iglesia de Santa María de la Rosa, en Lucca y vivían en común en una casa de los alrededores.

Era la época en que los destrozos causados por el protestantismo y el espíritu de renovación del Concilio de Trento habían infundido en los católicos fervorosos un gran deseo de reforma. Nada tiene, pues, de extraño que San Juan Leonardi y sus discípulos, varios de los cuales se preparaban para el sacerdocio, hayan decidido fundar una nueva congregación de sacerdotes seculares.

Pero cuando el proyecto llegó a oídos de los habitantes de la república de Lucca, suscitó una violenta oposición por motivos políticos que nos cuesta trabajo entender hoy en día. En todo caso, la oposición fue suficientemente violenta como para obligar a San Juan Leonardi a vivir el resto de su vida fuera de Lucca y sólo consiguió visitar la ciudad bajo la protección del Papa.

En 1580, compró secretamente para los miembros de su congregación la iglesia de Santa María Cortelandini. Tres años más tarde, con la aprobación del Papa, el obispo de Lucca reconoció oficialmente la congregación como una asociación de sacerdotes seculares con votos simples (el nombre actual de la congregación y el derecho de sus miembros a hacer votos solemnes datan de 1621).

San Felipe Neri apoyó y ayudó a San Juan Leonardi y le regaló sus posesiones de San Girolamo della Carita, confiándoie al mismo tiempo el cuidado de su gato. También San José de Calasanz ayudó a nuestro santo, y durante algún tiempo Sas congregaciones fundadas por ambos se fundieron en una. La congregación del P. Leonardi llegó a constituir una fuerza espiritual de tanta importancia en Italia, que Clemente VIII la confirmó en 1595.

Dicho Pontífice tenía en tanto aprecio las virtudes y capacidades de San Juan que le nombró vicario apostólico, encargado de supervisar la reforma de los monjes de Valleumbrosa y Monte Vergine; además, le confió la iglesia de Santa María in Pórtico y nombró al cardenal Baronio protector de la congregación. El Martirologio Romano hace mención de los milagros del santo y de su celo por la propagación de la fe. Sin embargo, los clérigos regulares de la Madre de Dios sólo han llegado a tener una casa fuera de Italia y, de acuerdo con los deseos de su fundador, nunca han atendido más de quince iglesias.

Actualmente la congregación es muy pequeña. San Juan Leonardi colaboró con Mons. J. B. Vives en el primer proyecto de seminario de misiones extranjeras; el Papa Urbano VIII puso en práctica el proyecto en 1627, al fundar el colegio de Propaganda Fide. San Juan Leonardi contrajo la peste en 1609, cuando atendía a los enfermos durante una epidemia y murió en octubre de ese año. Su fiesta fue incluida en el calendario general en 1941.

Oración a San Juan Leonardi

Padre origen de la santidad, Tú has inspirado a San Juan Leonardi el reconocer a tu Hijo Jesús entre los pequeños, el servir a la Iglesia sin ahorro, y celebrar el Crucifijo Resucitado como medida de la vida consagrada. Concede a nosotros, que lo veneramos como hermano y maestro de vida espiritual, recibir por medio de su gran herencia los dones vivos del Espíritu. Amén.
San Juan Leonardi, ¡ruega por nosotros!

San Juan Leonardi | Fuentes
La vida de los Santos por Butler