Confianza absoluta en la Santísima Virgen, quien destruye todas las herejías


En un momento en que la herejía se ha infiltrado en los muros de la misma Santa Madre Iglesia, es importante escuchar las palabras del Papa Pío IX. Nos recuerda el papel de Nuestra Señora como Mediadora y trituradora de todas las herejías.

El Dios inefable, cuyos caminos son la misericordia y la verdad, cuya voluntad es la omnipotencia misma, y ​​cuya sabiduría llega de punta a punta con fuerza y ​​ordena todas las cosas con dulzura, habiendo previsto desde toda la eternidad la lamentable ruina de todo el género humano que resultaría de el pecado de Adán, decretado, por un plan oculto a los siglos, para completar la primera obra de su bondad mediante un misterio aún más maravillosamente sublime a través de la Encarnación del Verbo. Esto lo decretó para que el hombre que, contrario al plan de la Divina Misericordia, había sido llevado al pecado por la astuta malicia de Satanás, no pereciera, y para que lo que se había perdido en el primer Adán fuera gloriosamente restaurado en el Segundo Adán.

Desde el principio, y antes de que comenzaran los tiempos, el Padre Eterno eligió y preparó para su Hijo unigénito una Madre en quien el Hijo de Dios se encarnaría y de quien, en la bendita plenitud de los tiempos, nacería en este mundo. Dios la amó sobre todas las criaturas de tal manera que verdaderamente en ella el Padre se complació con singular deleite. Por lo tanto, muy por encima de todos los ángeles y todos los santos, Dios la dotó maravillosamente con la abundancia de todos los dones celestiales derramados del tesoro de su divinidad para que esta Madre, siempre absolutamente libre de toda mancha de pecado, toda bella y perfecta, quisiera poseer esa plenitud de inocencia y santidad que nadie puede imaginar nada más grande que no sea Dios, y ninguna mente, fuera de Dios, puede lograr comprender plenamente. …

Una gran esperanza y una firme confianza en la Mediadora más poderosa

Nuestros labios rebosan de alegría y nuestra lengua de júbilo. Damos, y daremos siempre, el más humilde y más profundo agradecimiento a Nuestro Señor Jesucristo, porque por Su gracia singular nos ha concedido, aunque seamos indignos, decretar y ofrecer este honor, gloria y alabanza a Su Santísima Madre.

Descansamos la más firme esperanza y la más absoluta confianza en la Santísima Virgen, la Toda Bella e Inmaculada que aplastó la cabeza venenosa de la serpiente más cruel y trajo la salvación al mundo; en ella, que es la gloria de los profetas y apóstoles, la honra de los mártires, la corona y la alegría de todos los santos, el refugio más seguro y la ayuda más digna de confianza de todos los que están en peligro; en ella, que es la Mediadora y Conciliatriz más poderosa del mundo ante su Hijo; en ella, que es el ornamento más glorioso y la fortaleza inexpugnable de la Santa Iglesia; en ella que ha destruido todas las herejías y ha arrebatado a los fieles pueblos y naciones de las mayores calamidades de todo tipo y nos ha librado de tantos peligros amenazantes.

Tenemos, por tanto, una esperanza muy cierta y una completa confianza en que la Santísima Virgen, se asegurará con su patrocinio poderosísimo, que todas las dificultades se eliminen y todos los errores se disipen, para que nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, pueda florecer cada día más y más en todas partes, naciones y países, hasta los confines de la tierra, y pueda gozar de auténtica paz, tranquilidad y libertad.

Confiamos firmemente en que obtendrá perdón para el pecador, salud para los enfermos, fortaleza de corazón para los débiles, consuelo para los afligidos, ayuda para los que están en peligro y que eliminará la ceguera de todos los que están en error, para que vuelvan al camino de la verdad y la justicia, y que aquí haya un solo rebaño y un solo pastor. Que todos los hijos de la Iglesia Católica, que son tan queridos por nosotros, escuchen estas palabras nuestras. Con un celo aún más ardiente por la piedad, la religión y la caridad, sigan venerando, invocando y rezando a la Santísima Virgen María, Madre de Dios, concebida sin pecado original. Que vuelen con total confianza a esta dulcísima Madre de misericordia y gracia en todos los peligros, dificultades, necesidades, dudas y temores.

Bajo su guía, bajo su patrocinio, bajo su bondad y protección, no hay nada que temer; nada es inútil. Porque, al mismo tiempo que nos lleva un afecto verdaderamente maternal y tiene a su cargo la obra de nuestra salvación, se preocupa por todo el género humano.

Y puesto que ha sido nombrada por Dios para ser la Reina del Cielo y la Tierra, y es exaltada sobre todos los coros de Ángeles y Santos, e incluso está a la diestra de su Hijo unigénito, Jesucristo Nuestro Señor, presenta nuestras peticiones de la manera más eficaz. Lo que pide, lo obtiene. Sus súplicas nunca pueden ser ignoradas.

Papa Pío IX

 

| Fuentes
https://www.traditioninaction.org/religious/n192_Her.htm

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Transmisión en vivo desde el Santuario de Nuestra Señora de Fátima En Directo
+