De cómo se iluminan los cementerios en Polonia el día de Todos los Santos


En Polonia, el día de Todos los Santos siempre ha sido un día muy especial. Las familias comienzan a prepararse una semana antes limpiando las tumbas de sus familiares fallecidos.

Las personas preparan las tumbas de sus difuntos con días de anticipación.

En pueblos y aldeas, los cementerios están llenos de familiares preparando las tumbas de todos los fallecidos, incluidas las tumbas de aquellos que no tienen parientes vivos en el área. Esto se hizo costumbre, después de la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos fieles viajaron a Monte Casino, Italia, para dar honor a las tumbas de los soldados polacos que murieron allí. En ellos se ve reflejado el carácter recto de una gente que realmente se preocupa por sus compatriotas.

Tampoco se olvidan de los soldados y aviadores extranjeros que murieron en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial y fueron enterrados allí. Todas las tumbas están decoradas con luces votivas y flores. En este día, todos los muertos deben ser recordados y honrados.

Los niños suelen recibir un nuevo atuendo para el Día de Todos los Santos y ansiosos, esperan poder usar sus nuevos atuendos en la celebración de la Santa Misa de aquel día.

Después de regresar a casa de la misa, tendrían lugar una comida tradicional polaca y esperarían la próxima noche en conmemoración de las almas pobres, llamadas Zaduski o Dzién Zaduszny, que se traduce aproximadamente como «el día de las oraciones por las almas».

La celebración del Día de Todos los Santos inicia con oraciones.

En la Edad Media las mujeres tradicionalmente horneaban pan especial para esta fecha. El pan era llevado al cementerio y entregado a los pobres, niños, clérigos o simplemente dejado en las tumbas para que los tomase cualquier necesitado.

Las familias tradicionalmente trataban de dar lo máximo posible (en algunos lugares, horneaban y entregaban hasta 200–300 bollos de pan), creyendo que esto ayudaría a traer las bendiciones y la prosperidad de la familia.

Un cementerio en Polonia luce completamente iluminado por velas votivas.

El evento más maravilloso de la fiesta, era la noche del Día de Todos los Santos, cuando todas las personas viajaban a los cementerios para encender velas benditas y colocar flores en las tumbas. La leyenda polaca dice que las luces en los cementerios ayudan a guiar a las almas errantes que están atrapadas en la tierra como parte de su Purgatorio.

Los cementerios son iluminados con cientos de velas multicolores como si fuera un campo lleno de estrellas.

Fuentes

https://traditioninaction.org/religious/d033_Souls.htm

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús