Doctrina teológica y derecho canónico: cómo los laicos pueden cuestionar a sus superiores

7 Minutos de lectura

Ojalá aquellos sacerdotes que dicen que un laico no debe defender a la Santa Madre Iglesia o se atreven a dirigirse a los sacerdotes miren a uno de los suyos que estaba luchando ferozmente contra el liberalismo tanto en el clero como en la sociedad a principios del siglo 20. Hablo de Mons. Henri Delassus (1836-1921), autor de la obra L’Americanisme et la Conjuration Antichretienne (El americanismo y la conjura Anticristiana, 1899).

En ese trabajo, este valiente polemista llamó a todos los católicos, clérigos y laicos por igual, a luchar por la Iglesia y luchar por «la humillación de los enemigos de Dios», incluso si están sentados dentro de la Iglesia, y «la venida del Reino del Divino Salvador «. Con la pluma en llamas, escribe: «Depende de nosotros [laicos y sacerdotes] luchar por esta humillación y este Reino. Para hacer esto, no es suficiente orar, también debemos luchar«.

Y arremete contra aquellos clérigos que «quieren sofocar la polémica que hasta ahora ha preservado la Fe de toda corrupción para sustituirla por un pacifismo que sólo mantendría la paz, ¡y qué paz! Una paz ganada a costa de lo inalienable, los derechos de la verdad! » (Cap. 15, ‘Que Faire? ‘ – ‘¿Qué hacer?’)

Este buen consejo de Mons. Delassus, que fue muy elogiado y honrado por el Papa San Pío X, suena bastante diferente del «dogma infalible» que proviene de muchos de los sacerdotes tradicionalistas de hoy: que los laicos no pueden alzar la voz públicamente contra los prelados y nunca pueden criticar a un sacerdote. Tampoco deben atreverse a intentar defender a la Iglesia, tarea que debe dejarse al Espíritu Santo. Y si lo hacen, son arrogantes; son falsos profetas.

Ya he demostrado que este «dogma» no tiene base ni en la Historia ni en la Ley Natural.

Ahora, abordaré la sólida Doctrina Teológica de la Iglesia Católica.

III – Doctrina teológica

Es reconfortante ver cómo la Iglesia siempre tiene una respuesta a preguntas complicadas y una solución para problemas desafiantes.

1. Santo Tomás de Aquino

Santo Tomás recibió con razón el título de Doctor Universal de la Iglesia. Tiene algo que decir sobre si un inferior puede amonestar a un superior. En su Comentarios sobre las Sentencias de Pedro Lombardo, generalizando sobre el episodio de San Pablo amonestando a San Pedro, enseña que corregir a un Prelado que peca es una obra de misericordia. De hecho, cuanto más alto es el puesto del Prelado, mayor es el mérito del que corrige:

“Ecl. 17:12 dice que Dios «impuso deberes hacia su prójimo a cada uno». Ahora, un prelado es nuestro prójimo. Por lo tanto, debemos corregirlo cuando peca…

“Algunos dicen que la corrección fraterna no se extiende a los prelados, ya sea porque un hombre no debe alzar la voz contra el cielo, o porque los prelados se escandalizan fácilmente si son corregidos por sus súbditos. Sin embargo, esto no sucede, ya que cuando pecan los Prelados no representan el cielo y, por lo tanto, deben ser corregidos. Y quienes los corrigen con caridad no alzan la voz contra ellos, sino a su favor, ya que la amonestación es por ellos mismos… Por eso… el precepto de la corrección fraterna se extiende también a los Prelados, para que sean corregidos por sus súbditos”. (1)

Si un inferior, ya sea sacerdote o laico, puede corregir a un prelado, un laico también puede corregir a un sacerdote.

En otro pasaje, Santo Tomás defiende sin rodeos el principio de que los fieles pueden cuestionar y amonestar a los prelados:

“Al existir un peligro inminente para la Fe, los prelados deben ser interrogados, incluso públicamente, por sus súbditos. Así, San Pablo, que era súbdito de San Pedro, lo interrogó públicamente a causa de un inminente peligro de escándalo en una cuestión de Fe. Y, como dice la Glosa de San Agustín ( Ad Galatas 2:14), «El mismo San Pedro dio el ejemplo a los que gobiernan para que, si se desvían del camino correcto, no rechacen una corrección como indigna, incluso si proviene de sus súbditos”(2).

Refiriéndose al mismo episodio, en el que San Pablo reprendió a San Pedro, Santo Tomás enseña:

“La reprensión fue justa y útil, y el motivo no fue baladí: existía un peligro para la preservación de la verdad evangélica… La forma en que se llevó a cabo fue adecuada, ya que fue pública y abierta. Por eso San Pablo escribe: «Hablé con Cefas», es decir, Pedro, «antes que todos», ya que la simulación practicada por San Pedro estaba llena de peligros para todos». (3)

El Doctor Universal de la Iglesia también muestra cómo este caso contiene enseñanzas no solo para los Jerarcas, sino también para los fieles:

A los Prelados se les dio un ejemplo de humildad para que no se nieguen a aceptar correcciones de sus inferiores y súbditos; ya los súbditos, ejemplo de celo y libertad para que no teman corregir a sus Prelados, sobre todo cuando el delito es público y supone un peligro para muchos”. (4)

Con esta doctrina de Santo Tomás, queda muy claro que un laico puede y debe amonestar a un sacerdote, a un obispo o incluso a un Papa en caso de que corra el riesgo de desviarse del camino correcto.

2. Otros grandes teólogos

Podría citar textos de San Agustín, San Roberto Belarmino, P. Francisco de Vitoria OP y el P. Francisco Suárez, SJ, enseñando la misma doctrina. El lector puede encontrar más demostraciones en este artículo, ‘The Duty to Resist (El deber de resistir)’ de Atila S. Guimarães, de donde extraje los textos de Santo Tomás.

IV – Derecho Canónico

Pero hay más.

Para aquellos que pretenden que un laico nunca debe hablar en contra de un clérigo, deben saber que incluso el Código de Derecho Canónico de 1983 no está de acuerdo con ellos. Aprueba claramente tal acción como «una obligación y un derecho de todos los fieles cristianos», siempre realizada, por supuesto, de manera respetuosa. Canon 212 § 3 establece:

«De acuerdo con el conocimiento, competencia y prestigio que poseen, ellos (los laicos) tienen el derecho e incluso a veces el deber de manifestar a los sagrados pastores su opinión sobre los asuntos que pertenecen al bien de la Iglesia y de hacer su opinión conocidos por el resto de los fieles cristianos, sin perjuicio de la integridad de la fe y la moral, con reverencia hacia sus pastores, y atentos al provecho común y la dignidad de las personas».

La Iglesia no prohíbe legalmente que un periodista católico, o cualquier laico calificado, ofrezca críticas a una autoridad eclesiástica.

Tercera conclusión

Concluyo el estudio de la Doctrina Católica y el Derecho Canónico afirmando que, sin sombra de duda, los laicos pueden criticar a sus superiores cuando éstos abandonan o parecen abandonar el camino de la ortodoxia.

Deberes como miembro de la Iglesia Militante

La Iglesia Militante, compuesta tanto por la Jerarquía como por los fieles, existe en esta tierra para luchar. La Iglesia se divide en tres partes, la Iglesia triunfante (los santos en el cielo), la Iglesia padeciente ( las almas del Purgatorio) y la Iglesia Militante (los que aún viven en la tierra).

La Santa Madre Iglesia podría haber llamado a este último grupo la Iglesia Orante, porque ciertamente debemos orar para llegar al Cielo, pero ella no lo hizo. Nos llamó la Iglesia Militante porque la posición normal de sus miembros siempre se caracteriza por el combate.

Fuera de sus muros, la Santa Iglesia tiene sus enemigos, los herejes, los cismáticos, los paganos y los judíos, a quienes hay que combatir. Este combate no terminó con el Vaticano II. Continúa y nunca terminará hasta el fin del mundo.

Dentro de la Iglesia, cada católico tiene un doble deber de luchar. Primero, debe luchar contra sus propios defectos, el mundo y el diablo. Segundo, también debe luchar contra aquellos enemigos que se han infiltrado en sus muros con errores, compromisos y herejías.

Asumimos estas batallas internas porque es nuestro deber como miembros de la Iglesia Militante.

Nuestra vida como católicos es una lucha, y no debemos permitir que nadie, laico o eclesiástico, borre esta importante verdad cuando la integridad de la Fe y su Tradición se ve amenazada.

Fuentes

https://traditioninaction.ec/religious/i057_Lay_3.htm