Jueves de la Semana de Pasión

5 Minutos de lectura

Idea dominante de la Misa de esta Feria: La conciencia de nuestros pecados nos debe inducir a la resignación y a la mortificación.

INTROITO Daniel 3, 31, 29 y 35

Todo cuanto con nosotros has hecho, señor, justísimamente lo has hecho; puesto que hemos pecado contra ti, sin querer guardar tus mandamiento; con todo, Señor, por gloria de tu nombre, trátanos según tu misericordia.

(S) Bienaventurados los que caminan sin mancharse, los que siguen la ley del Señor.

V/. Gloria al Padre…

COLECTA

Haz, te rogamos, Dios todopoderoso, que la dignidad de la naturaleza humana herida por el desorden, se restablezca con una saludable abstinencia. Por nuestro Señor Jesucristo.

EPÍSTOLA Dan 3, 25,34-35

Y Azarías, poniéndose en pie, oró de esta manera, y abriendo su boca en medio del fuego, dijo:
Te rogamos, Señor, que por amor de tu Nombre no nos abandones para siempre, ni destruyas tu alianza con Israel: Ni apartes de nosotros tu misericordia, por amor de Abrahán, tu amado, y de Isaac, siervo tuyo, y de Israel, tu santo: a los cuales hablaste, prometiéndoles que multiplicarías su linaje como las estrellas del cielo y como la arena que está en la playa del mar.

Porque nosotros, ¡oh Señor!, hemos venido a ser la más pequeña de todas las naciones, y estamos hoy día abatidos en todo el mundo por causa de nuestros pecados.

Y no tenemos en este tiempo ni príncipe, ni caudillo, ni profeta, ni holocausto, ni sacrificio, ni ofrenda, ni incienso, ni lugar donde presentarte las primicias, a fin de poder alcanzar tu misericordia. Pero recíbenos tú, ¡oh Señor!, arrepentidos de corazón y con espíritu humillado.

Como recibías el holocausto de los carneros y toros, y los sacrificios de millares de gordos corderos, así sea hoy agradable nuestro sacrificio en presencia tuya; puesto que jamás quedan confundidos aquellos que en ti confían.

Y ahora te seguimos con todo el corazón, y te tememos, o respetamos, y buscamos tu rostro.
No quieras, pues, confundirnos: haz, sí, con nosotros, según la mansedumbre tuya, y según tu grandísima misericordia. Y líbranos, con tus prodigios, y glorifica, ¡oh Señor!, tu Nombre.
Y confundidos sean todos cuantos hacen sufrir tribulaciones a tus siervos, confundidos sean por medio de tu infinito poder, y aniquilada quede su fuerza. Y sepan que sólo tú eres el Señor Dios y el glorioso en toda la tierra.

GRADUAL Salmo 95, 8-9

Llevad ofrendas y entrad en sus atrios; adorad al Señor en su santa morada.

V/. El Señor descubrirá su poder; y en su templo todos anunciaran su gloria.

EVANGELIO Lc 7,36-50

Le rogó uno de los fariseos que fuera a comer con él. Y habiendo entrado en casa del fariseo, se puso a la mesa. Cuando he aquí que una mujer de la ciudad, que era, o había sido, de mala conducta, luego que supo que se había puesto a la mesa en casa del fariseo, trajo un vaso de alabastro lleno de bálsamo o perfume; y arrimándose por detrás a sus pies, comenzó a bañárselos con sus lágrimas, y los limpiaba con los cabellos y los besaba, y derramaba sobre ellos el perfume. Lo que viendo el fariseo que le había convidado, decía para consigo: Si este hombre fuera profeta, bien conocería quién, y qué tal es la mujer que le está tocando, o que es una mujer de mala vida. Jesús respondiendo a su pensamiento, le dijo: Simón, una cosa tengo que decirte. Di, maestro, respondió él. Cierto acreedor tenía dos deudores, uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta. No teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos la deuda. ¿Cuál de ellos a tu parecer le amará más? Respondió Simón: Hago juicio que aquel a quien se perdonó más. Y le dijo Jesús: Has juzgado rectamente. Y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? Yo entré en tu casa, y no me has dado agua con que se lavaran mis pies; mas ésta ha bañado mis pies con sus lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. Tú no me has dado el ósculo de paz; pero ésta desde que llegó no ha cesado de besar mis pies. Tú no has ungido con óleo o perfume mi cabeza; y ésta ha derramado sobre mis pies sus perfumes. Por todo lo cual te digo que le son perdonados muchos pecados, porque ha amado mucho. Que ama menos aquel a quien menos se le perdona. En seguida dijo a la mujer: Perdonados te son tus pecados. Y luego los convidados empezaron a decir interiormente: ¿Quién es éste que también perdona pecados? Mas él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado, vete en paz.

OFERTORIO Salmo 136,1

En las márgenes de los ríos del país de Babilonia, allí nos sentábamos y nos poníamos a llorar, acordamos de ti, Sion.

SECRETA

Oh Señor, Dios nuestro, que te dignaste escoger como materia que había de consagrarse a tu nombre los mismo elementos precisamente que destinaste a ser alimento de nuestros débiles cuerpos, te rogamos que nos sirvan de ayuda en la vida presente y de sacramento para la eternidad. Por Jesucristo nuestro Señor.

PREFACIO DE LA SANTA CRUZ

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y lugar, Señor, santo Padre, omnipotente y eterno Dios, que pusiste la salvación del género humano en el árbol de la cruz, para que de donde salió la muerte, saliese la vida, y el que en un árbol venció, en un árbol fuese vencido por Cristo nuestro Señor; por quien alaban los Ángeles a tu majestad, la adoran las dominaciones, la temen las Potestades y la celebran con igual júbilo los Cielos, las Vírgenes de los cielos y los bienaventurados Serafines. Te rogamos, que, con sus voces admitas también las de los que decimos, con humilde confesión

COMUNIÓN Salmo 118, 49-50

Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la que me diste esperanza. Esto ha sido mi consuelo en la humillación, porque tu palabra me dio vida.

POSTCOMUNIÓN

Haz, Señor, que el pan que ha entrado en nuestra boca le recibamos con alma pura: y que este don temporal sea para nosotros remedio eterno. Por nuestro Señor….

SOBRE EL PUEBLO

Oremos. Humillad ante Dios vuestras cabezas.
Te rogamos, Señor, seas propicio a tu pueblo; a fin de que, desechando lo que no le agrada, se deleite principalmente en la observancia de tus mandamientos. Por nuestro Señor…