La supresión de la fiesta de la Traslación de la Santa Casa de Loretto


Recientemente rehabilitada pero solo de manera opcional

Es un hecho notable que, después de 7 siglos de creencia en la milagrosa traslación de la Santa Casa de Loreto, la mayoría de los católicos de hoy, hayan vuelto (sin saberlo) a la tradición protestante de considerar a los milagros como «fábulas supersticiosas». Ahora descartan lo que llaman graciosamente la «Casa voladora de Loreto» como la materia propia de cuentos de hadas.

Tal escepticismo nunca fue endémico para la Iglesia Católica hasta la infiltración del movimiento modernista a fines del siglo XIX. Sus defensores, que negaron la realidad de lo sobrenatural, engañaron a muchos de los fieles para que creyeran que Dios no puede intervenir en nuestro mundo y producir milagros. Por lo tanto, impugnaron la autenticidad de las reliquias o cualquier manifestación física de aquella intervención divina.

Como la Santa Casa de Loretto era una de las reliquias más famosas del mundo, se convirtió en un objetivo principal de los ataques modernistas desde el interior de la Iglesia, perpetrados por sacerdotes católicos a principios del siglo XX. Más adelante se proporcionarán más detalles de este fenómeno, pero, por el momento, es suficiente señalar su relevancia para la reforma del Calendario de 1960, que suprimió la fiesta de la Traslación de la Casa Santa de Loretto.

La «desmitificación» de los eventos milagrosos

La prodigiosa Traslación de la Santa Casa de Loretto

La prodigiosa Traslación de la Santa Casa de Loretto

No es sorprendente que, a medida que el modernismo llegó a su plena madurez a mediados del siglo XX, el creciente Movimiento Litúrgico fue profundamente influenciado por la presuposición de sus defensores, de que todo lo que sucede en este mundo debe tener una explicación natural. Después de todo, era un objetivo declarado de la Comisión de expertos nombrados por Pío XII para «armonizar las tradiciones comprobadas con las nuevas exigencias de los tiempos» y establecer esta reevaluación «sobre bases histórico-críticas«.

Al admitir esto, la Comisión reveló su aceptación del llamado método «histórico-crítico» de los modernistas, que actuó como una cobertura conveniente para aquellos que negaron, o al menos cuestionaron, la verdad de los milagros. Para ellos, los milagros no eran más que productos de la imaginación humana y tenían que ser «desmitificados» o eliminados. En consecuencia, el calendario eliminaría, lo más posible, todas estas fiestas que celebraban eventos milagrosos.

La influencia modernista

Un excelente ejemplo de una figura influyente que adoptó el método «histórico-crítico» fue el p. Hartmann Grisar (1845-1932), un jesuita alemán, arqueólogo y profesor de Historia de la Iglesia en la Universidad de Innsbruck.

De acuerdo con el padre Martín García, Superior General de la Orden de los Jesuitas de 1892 a 1906, el padre Grisar:

frecuentemente hablaba en contra de muchas tradiciones romanas sobre santos y reliquias, llamándolas «leyendas de ignorantes sacristanes y fábulas infundadas inventadas en la Edad Media y transmitidas por personas crédulas y más tarde por escritores piadosos sin sentido de la historia»

Traslación de la Santa Casa de Loretto

La Santa Casa adornada con mármol en Loretto. Crédito: TIA.

En 1900, el p. Grisar dio una charla en el 5º Congreso Internacional de Eruditos Católicos en Munich. En su discurso, que buscaba llegar a la amplia audiencia en general, hizo un llamado a todos los «eminentes escritores católicos, a llevar a cabo un investigación académica y crítica» para librar a la Iglesia de algunas tradiciones sobre eventos milagrosos, mencionando específicamente la Traslación de la Casa de la Sagrada Familia en Nazaret a Loreto.

La implicación tácita fue que la Iglesia, al recomendar lugares sagrados y eventos para la veneración de los fieles, lo hizo sin tomar en cuenta estudios académicos o investigación crítica a fin de verificar la autenticidad de su naturaleza milagrosa.

Esta acusación velada de que los fieles han sido engañados por mentiras y fraudes (una postura típicamente protestante) no solo es calumniosa, sino que es fácilmente refutada por la evidencia de la historia, sobre todo, como veremos más adelante, que en el caso de La Santa Casa de Loreto.

Un historiador jesuita que estuvo presente en el Congreso informó que la presentación se realizó con «cierto sarcasmo y frivolidad» que colmó el ridículo sobre la veneración de las reliquias, «para gran alegría de los protestantes, que ya comienzan a hacer alarde en su periódicos».

El papa Santo, Pío X, expuso tácticas típicas de los modernistas:

“Si escriben historia, es para buscar con curiosidad y publicar abiertamente, con el pretexto de decir toda la verdad y con una especie de satisfacción oculta, todo lo que les parece una mancha en la historia de la Iglesia . Bajo el dominio de ciertas reglas establecidas a priori, destruyen en la medida de lo posible, las tradiciones piadosas de la gente y ridiculizan ciertas reliquias, muy venerables, desde la antigüedad».

Desafortunadamente, estas ideas anticatólicas, para la algarabía protestante, gradualmente se abrieron paso y ganaron la aceptación entre muchos miembros del clero y de la jerarquía, que consideraban la creencia en lo milagroso como «un mito piadoso«, insostenible en la era moderna.

Las raíces modernistas de la reforma de 1960.

Esto explica por qué los fanáticos de la Comisión Litúrgica de 1960, infectados por el mismo espíritu despectivo de los primeros modernistas, eliminaron tantos días de fiesta celebrando lo milagroso como «no histórico». Por lo tanto, podemos ver el motivo para la supresión de la fiesta de la Traslación de la Santa Casa por reformadores que consideraron esencial abordar las necesidades del «hombre moderno» (que, en su opinión, no se podía esperar que creyera en los milagros).

Sin embargo, como tal escepticismo no era, en ese momento, representativo de los fieles católicos en su conjunto, solo podía imponerse por la fuerza de arriba hacia abajo, de ahí la naturaleza totalitaria de las reformas litúrgicas que siguieron.

Fuentes

https://traditioninaction.org/HotTopics/f176_Dialogue_92.htm

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Transmisión en vivo desde el Santuario de Nuestra Señora de Fátima En Directo
+