Padre Ramiro Ribas: Carta a los fieles del pequeño rebaño de Cristo | Difundir


Con gozo me dirijo de nuevo a vosotros, personas sedientas de bien y de verdad. Almas que día tras día lucháis a brazo partido para mantener, sea como sea, la única y verdadera fe católica

Con gozo me dirijo de nuevo a vosotros, personas sedientas de bien y de verdad. Almas que día tras día lucháis a brazo partido para mantener, sea como sea, la única y verdadera fe católica

Aunque los tiempos son malos, al mismo tiempo son buenos para nosotros, en el sentido de que nos permiten más claramente poder dar la cara heroicamente por Cristo, sumo Bien, suma Belleza, suma Verdad.

Como no sabemos lo que pueda pasar de un día para otro en este mundo totalmente anegado en la más profunda maldad, es por lo que os invito a salvar lo salvable del ingente caos que reinando a sus anchas lo está destruyendo todo y a todos.

Sabemos del grandioso poder que conlleva consagrarse a la Santísima Virgen María. Sabemos los males tan terribles que vinieron por no haberse consagrado Francia, como lo pidió el Corazón de Jesús, ni después tampoco Rusia, según pedía la Virgen de Fátima.

Y para salvar lo salvable, y para protegernos de todo el mal diabólico que sobre nuestras cabezas pende, es por lo que os invito a consagrarnos a nosotros mismos, a nuestras familias, a nuestra patria, y también a nuestras cosas, a la Soberana Señora, terror del infierno y escudo protector de quienes a Ella acuden.

Y para realizar ese acto que tanta trascendencia lleva consigo, disponemos de la singular y emotiva fecha del 24 de mayo, gloriosa festividad de María Auxiliadora.

Os aseguro que si al hacer la Consagración ponéis todo vuestro empeño, todas vuestras fuerzas y todo vuestro amor, a no mucho tardar, puesto que los tiempos se recrudecen cada vez más, comprobaréis sus benéficos y extraordinarios resultados.

Y sin más preámbulos pasó a explicaros la forma de hacer tan importantísima Consagración. Creedme, es apremiante hacerla bien, pues los frutos dependerán del amor, entrega y confianza con que la realicemos.

El viernes 21, el sábado 22 y el domingo 23, debemos prepararnos haciendo cada uno las oraciones y sacrificios que crea menester para el caso que nos ocupa, y ofreciendo el Santo Rosario con esa intención.

Y antes de poner la oración de Consagración, quiero pediros hagáis lo que os estoy proponiendo con el mismo empeño y entusiasmo que pusisteis con la Novena a Santa Filomena, que verdaderamente fue un gran éxito espiritual. Sed apóstoles. Pasad este escrito a cuantas más personas mejor.

Mandadlo a páginas y blogs que verdaderamente sean católicos.

¡Hay que hacer el bien deprisa que el mal no para un momento! Si en realidad supiéramos el alcance de lo que esta Consagración, en un futuro próximo, puede reportar a la vida de quienes la hagan, no nos lo creeríamos. Nos consagramos a nuestra bendita Madre. Ella es poderosa. Ella nos ama con locura. Ella quiere nuestro bien. Ella es nuestro gran auxilio y nuestra gran bienhechora. ¡Después de Dios, Ella lo es todo!

Forma de hacer la Consagración el día 24 de Mayo

Lo primero es tomarse muy en serio el asunto, por lo que al hacer la Consagración debemos poner la mayor entrega, devoción, amor y confianza que cada uno pueda. Pidamos ayuda a San Juan Bosco, que tanto amor tuvo a esta advocación y que tanto la dio a conocer en todo el mundo.

Si es posible hagamos la Consagración delante de una imagen o estampa de María Auxiliadora. Quien pueda, sería bueno hiciera la Consagración a las 8 de la tarde, hora de cada país, pues así la oración tiene más fuerza, y al unirnos con los demás, nos beneficiamos unos de los otros.

Comenzamos la Consagración a la Santísima Virgen María bajo la advocación de Auxiliadora:

Por la señal de la santa Cruz ♰ de nuestros enemigos ♰ líbranos, Señor, Dios nuestro ♰ En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo ♰ Amén.

Rezamos el Acto de Contrición, o Acto de Dolor Perfecto de Marco de Aviano:

Jesús, María, yo débil e indigna criatura, postrado a tus pies, confieso con intenso dolor y con el alma llena de confusión, las innumerables negligencias y pecados que he cometido en mi vida.

Te he ofendido, ¡oh Dios mío!, te he ofendido, y me arrepiento desde lo más profundo de mi corazón. Con la viva esperanza de Tu santa ayuda, hago el firme propósito de morir, antes que cometer todavía un solo pecado mortal.

Me duelo sin fin de mis pecados, sobretodo por esto: Porque te he ofendido a Ti, mi Dios infinitamente bueno y amoroso, a quien ninguna criatura debería nunca cesar de alabar, dar gracias y glorificar. Amén.

Acto de consagración

¡Oh Señora mía, María Santísima! En este día, 24 de mayo de 2021, en el que te celebramos con el admirable título de Auxiliadora de los Cristianos, lleno de confianza en Vos y en vuestra santa protección, me arrojo desde hoy y para siempre en el seno de vuestra misericordia, y os consagro mi alma y mi cuerpo para que los protejáis de todo mal y de todo pecado y de esta manera los guardéis sin mancha hasta la hora de mi muerte.

Os consagro también a todos los miembros de mi familia, para que en los actuales tiempos calamitosos, los protejáis de todo mal y de todo pecado.

Os consagro además todo mi haber y poseer, todas mis cosas, las cuales pongo bajo vuestro poderoso manto: cuidad de ellas.

Y por último os consagro a mi amada Patria, España, (cada uno debe decir aquí el nombre de su patria) y por las gloriosas hazañas que a lo largo de su historia mis mayores hicieron por Ti, ten compasión de ella.

Santísima Virgen María Auxiliadora, a vuestras manos consagro mis esperanzas y mis consuelos, mis penas y miserias, el curso y fin de mi vida, los tiempos de la gran tribulación que estamos viviendo repletos de peligros para el alma y para el cuerpo: para que por vuestra santísima intercesión y méritos, sienta en todos los instantes de mi vida vuestro poderoso auxilio, y todas mis obras se hagan según vuestra voluntad y según la de vuestro Hijo.

Amén.

Terminamos el solemne acto de Consagración a María Auxiliadora con el rezo de tres Avemarías.

El anterior Acto de Consagración se pueden renovar siempre que se quiera, y sobre todo en el aniversario.

Dado en Guadalajara, España, el día 20 de Mayo del año de Gracia de 2021, Festividad de San Bernardino de Siena, gran Apóstol del nombre de JESÚS.

Os bendice a todos:

Padre Ramiro Riba

Nota de Proyecto Emaús.-

Puede complementar la consagración aquí presentada con esta otra consagración que se publicará el 24 de Mayo a primera hora (Dios mediante).

Proyecto Emaús