San Juan Bosco: El principio de atracción entre muchachos malvados


Siempre creemos que todos son buenos. Es una forma práctica de negar el pecado original. Para ayudar a corregir este defecto, San Juan Bosco hace – a partir de su larga experiencia en el trato con niños – una observación: Nos enseña que las personas malvadas se sienten atraídas naturalmente por otras personas malvadas y tienden naturalmente a unirse.

San Juan Bosco nos advierte cuán rápido ‘lo malo atrae lo malo’. Su consejo sobre la vigilancia con respecto a la atracción natural del mal se puede aplicar tanto a las niñas como a los niños:

Solo diré una cosa sobre los chicos malos, que puede parecer poco probable, pero que sucede exactamente de la manera que voy a describirlo.

Digamos que entre los 500 alumnos de una escuela, hay uno que lleva una vida depravada. Un día llega un nuevo alumno que también está viciado. Ambos provienen de diferentes regiones y provincias, e incluso tienen diferentes nacionalidades. Están en diferentes clases y diferentes lugares; nunca se han visto y no se conocen.

Bueno, independientemente de todo lo dicho, el segundo día o tal vez unas horas después de su llegada, los verá a ambos juntos durante el recreo. Parece que un espíritu maléfico permite descubrir al otro afectado por el mismo vicio, como si un imán diabólico los hubiera atraído para entablar una amistad íntima. El dicho “los pájaros del mismo plumaje se juntan” es una manera fácil de detectar ovejas sarnosas antes de que se conviertan en lobos rapaces.