19 de Agosto: San Juan Eudes, confesor y fundador


San Juan Eudes

19 de Agosto: San Juan Eudes, confesor y fundador


Día celebración: 19 de agosto.
Lugar de origen: Ri, Orne, Francia.
Fecha de nacimiento: 14 de noviembre de 1601.
Fecha de su muerte: 19 de agosto de 1680.
Santo Patrono de: Eudistas, Orden de las Hermanas de la Caridad de Nuestra Señora.


Contenido

– Introducción
– Abraza el sacerdocio
– Funda la Congregación de Jesús y de María
– Instituto de la Virgen de la Caridad
– Devoción a los Sagrados Corazones
– Oposición al Jansenismo
– Muerte de San Juan Eudes
– Oración a San Juan Eudes


Introducción

Suscitó el Señor en medio del siglo XVII a este santísimo sacerdote de ardiente y celoso corazón, para establecer y propagar el culto litúrgico de los Sagrados Corazones de Jesús y María, formar clérigos en los Seminarios y renovar el espíritu cristiano del pueblo por medio de la predicación y las misiones. Fundó nuestro Santo seis Seminarios, dio más de cien misiones en catorce diócesis de Francia, y dejó escritas multitud de obras ascéticas y místicas.

Se sobrevivió a sí mismo en dos Institutos religiosos, el de los Eudistas y el de las Hermanas de la Caridad de Nuestra Señora, de los que es Padre y fundador. El mismo Santo escribió un Memorial que facilita grandemente la tarea de referir su vida.

Nació San Juan Eudes el día 14 de noviembre de 1601 en el humilde pueblecito de Ri, en la diócesis de Seez, en Francia. Su padre, Isaac, que había emprendido cuando joven la carrera del sacerdocio, pero que hubo de dejar por haber muerto su familia víctima de la peste, se dedicaba a la agricultura y era médico rural. Rezaba diariamente el breviario y era notoria su piedad así como la de su esposa Marta. Juan fue el primogénito de los siete hijos que tuvieron estos virtuosos consortes. Uno de ellos, Francisco, señor de Mezeray, vino a ser con el tiempo historiador de mérito.

El nacimiento de Juan fue como la respuesta del cielo a un voto que hicieron sus padres de ir en peregrinación a una ermita de la Virgen del Socorro, distante como seis leguas del pueblo.

Recién nacido este niño, «fruto de la oración más que de la naturaleza», le ofrecieron sus padres en agradecimiento a María en aquel santuario. El Señor favoreció al santo niño con dones admirables- agudo ingenio, bondadoso corazón, voluntad recta y vigorosa, y, sobre todo, profundo temor de Dios y gusto señalado por la piedad.

Se acercó por vez primera a la Sagrada Mesa el día de Pentecostés del año 1613, y comulgó luego cada mes. A los catorce años, hizo voto de perpetua virginidad. Al paso que procuraba crecer en virtudes, abría de par en par su inteligencia a las lecciones de sus maestros, los Padres Jesuitas. Cinco o seis años frecuentó el colegio de Mont, y salió aprovechadísimo en Humanidades.

Con la gracia del Señor, conservó el virtuoso mancebo, en medio de los peligros de la ciudad, la pureza de su fe y costumbres, y acrecentó sobremanera su devoción. Por los años de 1618, entró Juan en la Congregación Mariana, y aquí recibió del Señor, por medio de María, gracias extraordinarias.

El fervoroso congregante de la Virgen era espejo de sus condiscípulos, los cuales a una voz le llamaban «el devoto Eudes». Desde entonces miró a la Virgen no sólo como a Reina y Madre, sino aun como a Esposa suya amantísima; seguro de que esta elección sería muy del agrado de María, puso un anillo en el dedo de una de sus estatuas, escribió el contrato de esta santa unión, y lo firmó con su propia sangre.

Abraza el sacerdocio

Le aconsejó su director espiritual que abrazase el estado eclesiástico. Este consejo fue para San Juan Eudes una orden, y así de regreso al pueblo, declaró a sus padres que había resuelto hacerse sacerdote. Ellos habían olvidado la promesa que antaño hicieran a la Virgen del Socorro; ahora sólo pensaban en casar ventajosamente a su primogénito; pero vencidos por la denodada resistencia de su hijo, cedieron al fin.

Por septiembre de 1620, recibió San Juan Eudes en Seez la tonsura y las órdenes menores, y luego volvió a Caén para darse al estudio de la teología y demás ciencias eclesiásticas. El joven clérigo juzgó que le sería difícil santificarse viviendo en medio del siglo, por eso, previo consejo de su confesor, y venciendo heroicamente la oposición de su familia, pidió y obtuvo ser admitido en la Sociedad del Oratorio de Jesús. Ocurría esto el año 1623.

Entró tonsura en el noviciado de París el día 25 de marzo de 1624. Fue maestro suyo el mismo fundador, gracias a cuyas lecciones y consejos adquirió en breve la vida de oración y unión con Jesús, características de la nueva Congregación, y, con ella, todas las demás virtudes sacerdotales y religiosas. Ya desde el noviciado fue tonsura modelo acabado de jóvenes y ancianos.

Pasado un año de vida tan santa y fervorosa, le enviaron a la residencia de Aubervilliers, próxima a París, para que allí se preparase al sacerdocio amparado por Nuestra Señora de las Virtudes, y aprendiese del celoso padre Carlos de Condrén el secreto de la verdadera devoción al Verbo encarnado. Se ordenó de sacerdote el 20 de diciembre de 1625, y dijo la primera misa la noche de Navidad.

Al año siguiente le sobrevino una enfermedad que le obligó a guardar descanso casi absoluto. Le admitieron definitivamente en el Oratorio el año 1627. Se hallaba en París disponiéndose al ejercicio de la predicación, cuando le llegó una carta en que su padre le llamaba para que cuidase a los apestados de los pueblos del territorio de Argentán. Partió Juan con licencia del superior, y ayudado por un virtuoso párroco en cuya casa se hospedaba, recorrió aquellos pueblos, cuidaba a los enfermos, los confesaba y les administraba el santo Viático.

Los meses de septiembre y octubre los pasó San Juan Eudes ejerciendo tan heroico ministerio de caridad con los apestados, y fue milagro que ambos sacerdotes se librasen del contagio. Cuando hubo ya cesado aquel azote, pasó Juan al Oratorio de Caen para prepararse a la vida de misionero. Cuatro años duró esta preparación, pero la interrumpió para asistir con abnegación suma a los apestados de dicha ciudad. Por entonces otra enfermedad gravísima le puso en trance de muerte.

El año 1632, él y sus hermanos del Oratorio, dieron seis misiones en la diócesis de Coutances, en ellas predicó y confesó el siervo de Dios con mansedumbre y piedad tan eficaces, que aquellos sus primeros ensayos, fueron ya aciertos de maestro experimentado. Por eso, tras dos años más de retiro y estudio, el padre Condrén le nombró superior de las misiones del Oratorio en Normandía.

Algunos obispos de aquellas tierras le llamaron para que predicase en sus diócesis los años 1635 a 1641, porque el santo misionero entusiasmaba a las muchedumbres con su férvida elocuencia, y lograba copiosísimos y consoladores frutos de penitencia.

Fueron también maravillosos los resultados conseguidos en San Pedro con las misiones de Adviento del año 1639 y Cuaresma de 1640. Cierto día en que había conmovido profundamente al auditorio con un vivo y espantoso cuadro de los divinos castigos, invitó a los oyentes, en un arranque de celo, a que cayesen lodos de rodillas y clamasen con él « ¡Misericordia, Señor, misericordia!» Todos se arrodillaron y repitieron varias veces esas palabras tan compungidos, que las lágrimas eran generales.

Igual provecho logró San Juan Eudes en la misión de Ruán el año de 1642. Muchas veces prorrumpieron en llanto sus oyentes al oírle predicar. Por espacio de tres meses asaltaron los penitentes los confesonarios; las conversiones no tenían cuento: montones de libros inmorales y cuadros preciosos pero deshonestos fueron quemados públicamente delante del santo misionero.

Predicó más adelante en San Malo y San Lo, en donde logró asimismo convertir a muchos calvinistas.

Funda la Congregación de Jesús y de María

Se afligía sobremanera el padre San Juan Eudes, al ver que a veces eran poco duraderos los frutos cosechados en las misiones por él y sus colaboradores. Lo atribuía el celoso misionero a falta de pastores cultos y piadosos que tomasen a pechos el guardar con solicitud el fervor de los convertidos. Sus conferencias con los sacerdotes y los ejercicios que las acompañaban eran provechosos, pero insuficientes para remediar el mal.

Hacían falta Seminarios donde los clérigos se preparasen a recibir las virtudes de su estado y los oficios propios de su ministerio. Lo mismo pensaban San Vicente de Paúl y otros muchos: el padre San Juan Eudes se determinó a fundarlos. Creyó al principio poder llevar a efecto su determinación en el Oratorio. El Señor no lo quiso así. Aconsejado entonces por algunos virtuosos prelados, doctos religiosos y otras muchas personas santas y sabias, y alentado también por las palabras de una piadosa mujer llamada María de los Valles, célebre por sus estados místicos, determinó el padre Juan dejar el Oratorio y fundar una Congregación.

El Cardenal Richelieu le llamó a París, le recibió muy honrosamente, le oyó con suma atención y aprobó sus propósitos; a principios de diciembre de 1642, el padre San Juan Eudes recibió las patentes del rey, facultándole para fundar la Congregación. El santo varón, lleno de gozo, volvió a Caén, e inmediatamente dispuso las cosas para la fundación del nuevo Instituto que tanto le preocupaba.

No escogió al acaso la fecha 25 de marzo de 1643 para la institución de la Sociedad. Le determinó a ello un elevado pensamiento: el de proseguir los trabajos y oficios del Verbo encarnado, y honrar principalmente la íntima unión de Jesús con su M adre Santísima. Determinado a empezar ese día con sus compañeros la vida que, consagrada al Hijo de Dios debía llevar el nuevo Instituto bajo el amparo y protección de María, se despidió de los Padres del Oratorio el día 24 por la mañana.

Distante unos trece kilómetros de la ciudad de Caén, por la parte del mar, había una ermita dedicada a la Virgen María, que era lugar de peregrinación muy concurrido. Lo primero que hicieron San Juan Eudes y sus cinco colaboradores fue ir en romería a dicho santuario, para consagrar a Jesús y a María sus personas y las de sus sucesores. Después pasaron a vivir en su nueva casa, confiados en la providencia del Señor y en el amparo de la Virgen María.

San Juan Eudes llamó a su Instituto Congregación de Jesús y María, nombre que en el pensamiento del Santo significaba Congregación de los Sagrados Nombres y Corazones de Jesús y María. Este nuevo Instituto, secular como lo era el del Oratorio, tenía como fin principal la formación de sacerdotes celosos en Seminarios y ejercicios espirituales, sólo después de esta obra primordial podían sus miembros misionar en las parroquias.

Seis Seminarios fundó nuestro Santo entre los años 1643 y 1670; y, aunque muchos prelados le pidieron hiciese fundaciones en sus diócesis, sólo después de muerto el Santo pudieron sus hijos satisfacer aquellos deseos. En esta empresa, como en la fundación de los «Eudistas», le salieron al paso un sin fin de dificultades, oposiciones y contradicciones levantadas por la envidia, el odio y el vicio y el espíritu jansenista de la época, pero de todas triunfó el Santo por su piedad y heroica virtud.

Con estar tan atareados en la fundación del nuevo Instituto, no dejó de evangelizar ciudades y pueblos, y aun tomó algunos hermanos, y recorrió con ellos la Normandía y varias provincias de Francia. En todas partes se agolpaba la muchedumbre alrededor del Santo para oírle predicar; durante los años 1643 a 1676 dio más de ochenta misiones, y logró en ellas conversiones maravillosas. Le había el Señor otorgado las cualidades y dones peculiares del misionero perfecto: temperamento fogoso y audaz, y celo abrasado en las llamas del amor divino.

Los contemporáneos le miraban como a maestro de sagrada elocuencia, cuya palabra santa y enérgica, largo rato meditada en la presencia de Dios, brotaba de un corazón rebosante de caridad. Impugnaba con valor todos los vicios, cortaba de raíz los escándalos, y a todos predicaba la salvadora verdad, sin que pusieran trabas a su voz ni la dignidad, ni la nobleza de las personas. La caridad que mostraba en el confesonario atraía a los penitentes, porque, al fulminar contra los vicios, sabía apiadarse del pecador.

Instituto de la Virgen de la Caridad

San Juan Eudes tuvo en sus misiones el grandísimo consuelo de volver a Dios algunas mujeres conocidas por insignes pecadoras. Ellas mismas pidieron al Santo que las dejase vivir en comunidad, como así lo hicieron, juntándose primero en casa de una santa y caritativa. señora, y más tarde, el año 1641, en un edificio más amplio y apropiado a su modo de vida. No fue esto del agrado del demonio, el cual sembró desaliento y envidia en las Madres directoras: todas ellas menos una dejaron el Refugio.

Fue entonces el Santo a ver a las Salesas de Caén, y les suplicó que le diesen algunas religiosas para gobernar a las arrepentidas y formar nuevas directoras. Las Salesas vinieron en ello ; el año de 1644, le cedieron tres religiosas, una de las cuales, llamada Madre Patín, era mujer de mucha virtud y talento. Merced a su ayuda y cooperación, pudo San Juan Eudes fundamentar la Orden de la Virgen de la Caridad, a la que dio la regla de San Agustín.

Además de los tres votos de pobreza, castidad y obediencia, las religiosas de esta Orden debían hacer voto especial de dedicarse a la conversión de las doncellas y mujeres perdidas o expuestas a caer en graves desórdenes. Este «hospital de las almas» fue una institución santamente audaz, muy combatida y probada de mil maneras.

Tres conventos semejantes fundó el Santo y otros cuatro se establecieron después de su muerte. La Orden se extendió más todavía desde la época de la Revolución francesa; pasó las fronteras de Francia y fundó algunas residencias en Europa y América. Más aún; el convento de Angers, erigido en casa generalicia el año 1835 por Santa María de Santa Eufrasia Pelletier, forma una rama muy próspera de la Orden. Con el nombre de la Virgen de la Caridad del Buen Pastor de Angers, ha fundado en las cinco partes del mundo, conventos que prosperan.

Devoción a los Sagrados Corazones

Ya desde niño tuvo San Juan Eudes ferventísima devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y María; hallamos vestigios manifiestos en una obra suya publicada el año de 1637 Al fundar la Congregación, ordenó en ella el culto al Sagrado Corazón, ordenando rezar algunas oraciones cotidianas como el Ave, Cor Sanctíssimun y la celebración de determinadas fiestas anuales.

Lo propio hizo con las religiosas de la Virgen de la Caridad, especialmente consagradas al Corazón de María, como los sacerdotes lo estaban al Corazón de Jesús. Esta devoción no quedó confinada en sus comunidades: la propagó cuanto pudo en las misiones, por medio de la predicación, oraciones, publicación de opúsculos y celebración de fiestas, y no tardó en hacerse muy popular.

El año de 1648, hizo celebrar en Autún, previa aprobación del obispo, la primera festividad pública del Santísimo Corazón de María, la cual se propagó rápidamente en otras diócesis y conventos, de suerte que veinticuatro años más tarde, en 1672, el padre Juan afirmaba que la celebraba ya toda Francia. El cardenal de Vendóme, legado a látere, aprobó el año de 1668 esta fiesta con el oficio compuesto por el Santo, y el papa Clemente IX dio asimismo su aprobación poco tiempo después.

Su sucesor Clemente X, por seis Breves promulgados los años 1674 y 1675, reconoció y consagró la erección de las cofradías de los Corazones de Jesús y María establecidas en los Seminarios. Ya el día 29 de julio de 1672, el santo fundador mandó que en todas las casas del Instituto se celebrase con fecha 20 de octubre la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús. En Rennes, venía celebrándose con un bellísimo oficio compuesto por el mismo Santo.

Esta solemnidad pasó en breve a todas las diócesis y conventos donde ya se celebraba la del Corazón de María. Con sobra de razón llamaron los Sumos Pontífices a San Juan Eudes, autor, padre, doctor, apóstol, promotor y propagador del culto litúrgico de los Corazones de Jesús y María, porque ya antes de las famosas revelaciones de Paray-le-Monial trabajó de todas las maneras para propagar esta devoción, entonces tan combatida por los jansenistas.

En las parroquias donde daba misión, solía erigir cofradías de los Sagrados Corazones. Mas como en tales cofradías se admitía a todos los fieles, fundó para las mujeres que permaneciendo en el siglo deseaban hacer vida perfecta conforme al Evangelio, una pía asociación que llamó Sociedad del Corazón de la Madre Admirable, cuyos socios se proponían guardar el celibato.

La porción escogida la formaron siempre algunas doncellas y devotas viudas. Aun hoy día prospera esta asociación en la Bretaña francesa y en Normandía, donde se la llama, por analogía con las Terceras Órdenes antiguas, Orden Tercera del Sagrado Corazón, de la Virgen de la Caridad y también de los Eudistas.

Oposición al Jansenismo

San Juan Eudes fue enemigo declarado de los jansenistas, y esta actitud le atrajo cruelísimas persecuciones. No era, con todo, partidario de violentas y públicas disputas, fue de los moderados y prudentes, de aquellos que escudados en la doctrina tradicional de la Iglesia y en las constituciones pontificias, sabían hablar y obrar prudentemente cuando era menester. El capítulo de las persecuciones que le ocasionó esta conducta, aunque muy glorioso, es demasiado largo para traerlo en este lugar.

Tampoco podemos exponer debidamente sus heroicas virtudes: la fe viva y luminosa que levantaba su alma de las cosas terrenas para hacérselas ver todas ellas en Dios; aquella firme esperanza que en medio de las tormentas servía de estímulo a su fervor y decidido apostolado; aquella ardiente caridad que le consumía día y noche en provecho de Dios y de los prójimos, y le comunicaba el valor de emprender y llevar a feliz término, para gloria de Dios y salvación de las almas, obras tales que la flaqueza humana no se atreviera a concebir y menos a realizar.

No le bastó a San Juan Eudes hablar y obrar, quiso también promover con la pluma el espíritu cristiano entre los fieles, y el espíritu sacerdotal entre los clérigos; de ahí las muchas y, en expresión de León XIII, notables obras que escribió. El Pacto del hombre con Dios por el santo Bautismo, aunque poco extensa, es de las mejores, Vida y Reino de Jesús en las Almas Cristianas, Meditaciones sobre la Humildad, Coloquios del Alma Cristiana con Dios, Memorial de Vida Eclesiástica, Predicador Apostólico, Buen Confesor, Admirable Corazón de la Sacratísima Madre de Dios —obra que acabó pocos días antes de morir—.

Muerte de San Juan Eudes

Cuanto más se acercaba San Juan Eudes a la muerte, más pesadas y desoladoras fueron sus pruebas y cruces, inseparables compañeras de toda su vida. Enfermedades y duelos de amigos y bienhechores, murmuraciones y calumnias propagadas por los jansenistas y aun por personas consagradas a Dios; solapadas y bajas maniobras encaminadas a desacreditarle ante el Papa y el rey de Francia, publicación de un libelo infamatorio; dolorosos achaques de sus postreros años.

Con esos y otros trabajos y adversidades plugo al Señor tejer la corona inmortal de su siervo. El año de 1-680 renunció al cargo de Superior General. Habiendo finalmente declarado a los Padres y religiosas sus últimos deseos y recomendaciones, recibió el Viático, de rodillas en el suelo de su cuarto, y entregó a Dios su bendita alma en medio de transportes de ardiente caridad, a los 19 días de agosto del año 1680, siendo de setenta y nueve de edad.

Enterraron su cuerpo en la iglesia del Seminario de Caén. El año 1810, sus reliquias fueron trasladas a la iglesia de la Virgen de la Glorieta, capilla del antiguo Colegio de Mont, y parte de ellas vino a parar al convento de la Caridad de Caén, donde han estado en gran veneración.

Fue beatificado por Pío X, y canonizado por Pío XI, el día 31 de mayo de 1925. Desde el año 1928, celébrase su fiesta en la Iglesia universal el día 19 de agosto, que es el mismo en que voló a la gloria del cielo.

Oración a San Juan Eudes

Oh Dios, que, para promover correctamente la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, has inflamado maravillosamente a San Juan Eudes tu confesor, y por medio de él has querido reunir nuevas familias en tu Iglesia; te suplicamos que veneremos sus piadosos méritos y seamos edificados por los ejemplos de sus virtudes. Por el mismo Jesucristo, tu Hijo Nuestro Señor, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, Dios, mundo sin fin. Amén.

San Juan Eudes | Fuentes
El Santo de cada día por EDELVIVES.
Transmisión en vivo desde el Santuario de Nuestra Señora de Fátima En Directo
+