Si Cristo hubiese resucitado en nuestros días…

1 Minuto de lectura

El terrible habito de nuestros días: No importa qué suceda, si hay un herido, algún accidentado, hasta la tragedia, es todo secundario. Lo importante es tomar el teléfono cual rayo y ser de los primeros en «capturar» el momento para compartirlo en las redes sociales.

Comentarios que contengan enlaces, insultos o hagan uso y abuso de lenguage soez, no serán publicados. Así mismo se invita a los comentaristas; dada la coyuntura actual de «libertad de expresión», a opinar con responsabilidad.