Tiempo Pascual


Tiempo Pascual

Es el Tiempo Pascual, la Pascua de Resurrección, la fiesta de las fiestas de la Iglesia Católica. Jesucristo, verdaderamente murió, pero, también es cierto que verdaderamente resucitó. Si Jesucristo no hubiese resucitado, sería falsa nuestra santa Religión.

La Iglesia deja oír constantemente el alegre Allelluia, que es palabra de júbilo y entusiasmo, para desmostar su intima satisfacción por la resurrección de quien es su Fundador. Jesucristo vive realmente y vive como Dios. Como tal, está en todas partes; mas como Hombre, está en el Cielo y en la Sagrada Eucaristía.

Jesucristo vive y vive también la Iglesia; y como Jesucristo, vive eternamente. Eternamente vive la Iglesia a pesar de todas las persecuciones. Hay en ella un corazón que siempre late, y ese corazón es el mismo de su Divino Fundador.

Celebremos alegremente la Pascua, mas no como los mundanos, que solo piensan en diversiones y placeres, sino, según el Espíritu de Dios, que es el mismo que el de su Iglesia.

En los primeros siglos, los fieles comulgaban con frecuencia y aún diariamente, pero habiéndose enfriado este antiguo fervor, la Iglesia se ha visto obligada a mandar a los cristianos que comulguen cuando menos en el Tiempo Pascual. Este tiempo comprende desde el Domingo de Ramos hasta la octava de Pascua.

¿Qué significa pues para nosotros este Tiempo Pascual? Significa que hemos de resucitar de la muerte a la vida de la gracia; de la tibieza al servicio de Dios, al fervor de una caridad perfecta.

Acompañemos también a nuestra madre, la Santísima Virgen María al ver y al abrazar a su Hijo ya resucitado para no morir más.

Más sobre el tiempo Pascual